Grafoterapia 

Reeducación gráfica de la escritura

 

 El proceso escritural se inicia en el cerebro, siendo la mano, mediante el útil escritural, la ejecutora de las órdenes que éste nos transmite, plasmándola en el papel. Por lo tanto, toda la información radica allí. Mediante la Grafoterapia, se trata de actuar de manera inversa, de tal modo que modificando el trazo escritural, atuamos sobre los mecanismos cerebrales, modificando a la vez nuestras costumbres, hasta convertirlas en un hábito, y cambiando la información en nuestra mente. Este sería, de forma básica y general el funcionamiento.

El individuo cuando escribe, transforma, y en cada trazo que acomete emplea una determinada cantidad de energía, que le permitirá plasmar en el papel lo que quiere. En consecuencia, tal y como se mueva el bolígrafo sobre el papel, así se moverá el individuo en su ambiente en la vida real. Mediante el análisis grafológico de la forma de escribir de la persona, sabremos exactamente la energía empleada por el individuo en su vivir.

Mediante el empleo de la Grafoterapia, basada en la Grafología Racional y descubierta por el grafólogo español Vicente Lledó Parres, tenemos los medios para poder medir dicha energía, que es verdaderamente la energía vital e inherente al individuo.  

El campo de aplicación de la Grafoterapia es muy amplio, pudiendo aplicarse tanto en niños como en adultos y tratando tanto problemas de disgrafías, estrés, retraso escolar, ansiedad, problemas de conducta y carácter, etc. siendo además una terapia que carece de efectos nocivos para la persona, pero siempre teniendo en cuenta que debe ser utilizada por alguien que conoce y utiliza de modo correcto la técnica grafoterapeutica.

Como funcionan las sesiones de Grafoterapia 

 Las sesiones de Grafoterapia vienen a tener una duración de aproximadamente 1 hora. En la primera sesión se le toma a la persona una muestra de su escritura, que será la muestra base que se utilizará para ir cambiando los trazos que sean susceptibles de modificación. Se le realiza un perfil de la personalidad que se desprende de su escritura y se le dan las pautas primordiales para comenzar la grafoterapia. Las sesiones, al principio se realizan una vez cada semana durante aproximadamente 1 mes/mes y medio, para luego ir distanciándolas, cada 15 días, una vez al mes, dada dos meses, etc ( según sea el progreso de la persona). Dichas sesiones sirven para corregir los ejercicios que la persona en cuestión debe ir realizando en su casa (esto es fundamental) e ir dándole nuevas pautas de evolución. La duración del proceso varía fundamentalmente según sea el progreso e interés que la persona ponga en el mismo; tiempo que le dedique al proceso en su casa, nivel de atención y cuidado que ponga en los ejercicios (lo que yo llamo nivel consciente del proceso), etc, siendo distinto según la persona.

Los ejercicios son sencillos de realizar, pero requieren de la colaboración de la persona. A lo largo del proceso se le toman diversas muestras de escritura para ir viendo la evolución de su escritura, lo que provocará a su vez ciertos cambios en los hábitos comportamentales, desechando aquello que pueda resultar negativo y cambiandolo por otros trazos más positivos y saludables para la persona. La misión del grafoterapeuta es la de dirigir la evolución del proceso, por lo que se realiza un seguimiento individualizado.

 

Las sesiones se realizan previa petición de hora. Si desea sollicitar consulta o tiene cualquier duda puede ponerse en contacto a través de nuestro correo, o escribiéndonos a través del formulario de la página.

 

Puedes encontrar más información

en nuestro nuevo portal sobre Grafoterapia